Capítulo 1 : Extrapolaciones y dos perfumes

Coincidiendo con el disco nuevo de Fangoria, mi grupo, esta primera lista va a ser de siete versiones. La primera tenía que ser del Pin-ups de Bowie, la inspiración detrás de Extrapolaciones, y esta canción de los Kinks ( grupo que descubrí gracias a este disco ), y que a mí me recuerda mucho al Aladdin Sane. El otro gran versioneador del Glam era, por supuesto, Bryan Ferry. Con él descubrí, por ejemplo, esta maravilla que hizo famosa Billie Holiday en los años 30 del siglo XX. Para mí estará siempre unida al cantante de Roxy music.

Las canciones de Brian Wilson son tan buenas que es imposible hacer una mala versión, en este caso se junta la cosa con que los Ramones es un grupo incapaz de hacer nada mal. Queda tan bien que parece que sea un descarte del Rocket to Russia compuesta por Dee Dee. Con The Mamas & the Papas pasa algo parecido, todo lo que cantan queda perfecto. La original, de Bobby Freeman es muy perfecta pero esta versión tan lánguida y lentorra con los arreglos de cuerda tan bonitos me resulta más chocante, como ver a Mocedades actuando en el festival de Woodstock.

He de reconocer que gracias a Boney M conocí a mi compositor favorito, Cole Porter. Love for sale es de mis singles favoritos de este grupo y fue la primera canción de Mr Porter que oí . Los violines de esta versión son absolutamente perfectos.

Yo siempre creí que Twist and shout era de los Beatles, pero resulta que es una versión . La versión más conocida es de los Isley Brothers pero mi versión favorita es la de Salt-N-Pepa. El ritmo de batería me encanta y es muy sampleable y el vídeo que grabaron de esta canción una maravilla. Como lo es el que ha rodado Ariana Grande para esta versión de My favorite things de Sonrisas y lágrimas. Ella la llama 7 rings, pero a mí no me engaña. En cualquier caso es, por ahora, mi canción favorita de esta temporada.

Desde que tengo uso de razón me han fascinado los olores que me parecen agradables; las gasolineras a gasolina, las panaderías a pan, el McDonalds a no se que exactamente qué, los norteamericanos a chicle de canela, los aviones a café,  el metro a metro… y los seres humanos que huelen a colonia. La primera vez, y la que más me marcó, creo que fue cuando descubrí que mi abuelo Mauro olía tan bien porque utilizaba una colonia, no porque él viniera así de fábrica…. vi el frasco en el cuarto de baño de su casa, lo investigué y caí en la cuenta que era ese líquido de donde en realidad salía el olor. Después en las revistas como Vanity Fair (y otras de moda internacionales que conocí por mi amigo Carlos B, gran consumidor de ese tipo de literatura) me aficioné a las muestras que venían pegadas en los anuncios…. me recordaban a las señoras que en aquellos tiempo viajaban en avión y olían todas fenomenal.

Y tengo que volver a mencionar a Carlos B, él fue el primer amigo en tener una colonia que le definía totalmente, era la Grey Flannel, que venía en una bolsita de fieltro gris y que siempre llevaba en el bolsillo de la chaqueta.Cuando después de una sesión de componer se iba de mi casa dejaba su olor durante un rato largo…. aún hoy si alguien lleva esa colonia me viene a la cabeza Carlos.

El caso es que soy muy de colonias… y estas dos son mis favoritas ahora mismo. Cambian con el tiempo pero la de la izquierda, la Terre de Hermes, es la que más años llevo consumiendo. Es muy fácil de encontrar, la venden hasta en los aviones, y tienen mi crema para después del afeitado preferida. Huele como a neumático mezclado con tabaco (sé que esto suena horrible pero es un olor maravilloso, para mi,claro…) .

La de la derecha solo la he encontrado en Francia es la Vetiver Oriental de Serge  Lutens, esta es más de “señora mayor”, o sea tiene un olor más convencional y más escandaloso, como más reconocible pero sin saber bien a qué….

Por supuesto para mí es importantísimo que los frascos sean bonitos, en este caso lo son y quedan muy bien juntos. Siempre me da pena tirarlos a lo de reciclar vidrio cuando se acaban pero…. !No hay nada más triste que un frasco de colonia vacío!